fbpx

Tratamiento del ligamento cruzado anterior

Lesión LCA
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Buenos días queridos lectores, hoy tenemos la segunda parte sobre nuestra lesión del ligamento cruzado anterior. Hoy veremos los tipos de tratamientos que podemos realizar para la recuperación del ligamento cruzado anterior.

En el primer capítulo sobre el ligamento cruzado anterior vimos su anatomía, mecanismos de lesión, síntomas y consecuencias que puede tener el sufrir una lesión de LCA. Hoy veremos, una vez ya ha ocurrido nuestra lesión del ligamento cruzado anterior, como lo recuperaremos.

A la izquierda se observa la anatomía de un ligamento cruzado anterior sin ningún tipo de lesión y a la derecha observamos la misma imagen pero de un ligamento cruzado anterior anterior lesionado.

Tratamiento conservador del ligamento cruzado anterior

El tratamiento conservador del LCA engloba todo tipo de tratamientos que no dependan de la cirugía. El tratamiento va desde el reposo, la fisioterapia o rehabilitación hasta el ejercicio. Para ello debemos tener en cuenta diferentes factores como edad, estado de la lesión, objetivo terapéutico etc…

¿En qué casos debemos realizar tratamiento conservador del LCA?

  • Cuando no hay una rotura completa del ligamento
  • Cuando es un paciente que no presente inestabilidad y no vaya a realizar una actividad excesiva (algún tipo de deporte)
  • Cuando las consecuencias de la operación superen a los beneficios (pacientes geriátricos)
  • Cuando se hayan realizados operaciones previas de LCA con fracaso de la plastia

En este tipo de caso, desaconsejamos pasar por cirugía ya que los beneficios de la cirugía no superarían las consecuencias o el proceso terapéutico que debemos pasar después de dicha cirugía.

Por supuesto hemos de tener en cuenta cada uno de los pacientes de manera individualizada y teniendo en cuenta los diferentes aspectos de la vida, objetivos e implicación de los pacientes.

Tipos de tratamiento conservador del ligamento cruzado anterior

El tratamiento conservador normalmente pasará por 2 fases bien definidas o marcadas. La fase antiinflamatoria o de regeneración y la fase activa o de readaptación.

Fase antiinflamatoria:

En esta fase el paciente deberá guardar reposo relativo y realizar las acciones adecuadas para reducir la inflamación de la rodilla y mejorar la movilidad. En este caso el tratamiento de fisioterapia especializada es la opción más adecuada.

Podremos realizar tratamientos como

  • Presoterapia
  • Crioterapia
  • Tecarterapia / diatermia
  • Terapia manual
  • Vendaje

 

Se observa a una persona con un vendaje en la rodilla debido a la lesión de LCA, la foto esta tomada en el gimnasio de AD Fisioterapia Valencia.
Rodilla sobre una camilla para realizarle tratamiento del ligamento cruzado anterior, en cuestión, tiene un vendaje especial para este tipo de lesión de color azul.

Durante está fase, el objetivo es bajar toda la inflamación producida por la rotura parcial del ligamento cruzado anterior y otras estructuras que también podrían verse afectadas como los meniscos, el ligamento colateral medial o alguna lesión ósea como fémur  o tibia o lesión muscular.

El segundo objetivo de esta fase es recuperar la movilidad de la rodilla, pudiendo haberse visto reducida por la inflamación, el dolor, y la falta de movilidad tras una inmovilización.

Esto básicamente lo haremos mediante terapia manual y ejercicios o movilizaciones pasivas o activo asistidas.

Fase de readaptación

Esta fase es la que sigue a la fase antiinflamatoria o fase pasiva. Una vez hemos bajado la inflamación, reducido el dolor de rodilla y mejorado o recuperado la movilidad de rodilla al completo podremos empezar con esta fase.

 

Entrenador en AD Fisioterapia Valencia le muestra a paciente como entrenar el peso muerto.

 

Esta fase va a llevar los dos siguientes pasos de cualquier recuperación. Normalmente debemos pasar siempre por 3 fases:

  1. Fase de movilidad
  2. Fase de estabilidad
  3. Fase de fuerza

Sin estabilidad no podemos hacer fuerza, y desde luego sin movilidad no podremos conseguir estabilidad. En nuestra readaptación pasaremos por las dos fases progresivamente, estabilidad y fuerza.

Durante este proceso haremos toda serie de ejercicios para recuperar nuestra rodilla. En esta primera fase de estabilidad haremos todo tipo de trabajo como por ejemplo:

  • Equilibrio y propiocepción
  • Footcore y estabilidad de la musculatura profunda del pie
  • Ejercicio de glúteo medio para estabilizar rodilla y cadera
  • Activación de musculatura flexora y extensora de rodilla
  • Ejercicios complementarios

En nuestra segunda fase ya haremos ejercicios enfocados más a la fuerza y reactividad:

  • Ejercicios de fuerza globales(sentadilla, peso muerto etc..)
  • Ejercicios analíticos para flexores y extensores de rodilla(cuádriceps e isquiotibiales)
  • Ejercicios de pliometría y reactividad
  • Ejercicios de saltos y cambios de dirección
  • Ejercicios de rotaciones y explosividad
  • Ejercicios con factores externos como superficies inestables, elásticos o fuerzas extrínsecas

Una vez finalizada esta fase determinaremos que nuestro deportista está listo para retomar su actividad deportiva con el grupo y volver a la competición.

Si por el contrario nuestro paciente no es deportistas y su objetivo es volver a realizar sus actividades de la vida diaria (AVD), podremos cambiar todos esos ejercicios analíticos deportivos por ejercicios que representen tareas de la vida diaria como subir y bajar escaleras, coger peso de la compra o similares.

Aunque si el paciente no quiere alargarlo tanto, al finalizar la fase de estabilidad, podemos dar por concluida nuestra rehabilitación bajo la responsabilidad de nuestro paciente. Pero esta fase si o si es imprescindible.

Tipos de tratamiento no conservador

Lo primero y más importante es determinar si nuestro paciente requiere de una cirugía para el ligamento cruzado anterior.

¿En qué casos sí que realizaremos cirugía de ligamento cruzado anterior?

  • Cuando haya habido una rotura completa de ligamento cruzado anterior y de otras estructuras tales como el menisco o el ligamento colateral medial de la rodilla.
  • En caso de que haya una inestabilidad manifiesta de la rodilla.
  • En caso de ser deportistas de élite que requieran de una estabilidad a largo plazo de la rodilla y una recuperación eficiente para continuar con su actividad deportiva.

Tipos de operaciones que podemos realizar para el ligamento cruzado anterior

Operación hueso tendón hueso (H-T-H)

En esta operación se realiza un injerto de ligamento cruzado anterior extraído del tendón rotuliano. En este caso lo que se realiza es una extracción del tendón rotuliano cogiendo los puntos de hueso del polo inferior de la rótula y la tuberosidad tibial.

También te puede interesar:  Material para una clínica de fisioterapia – Segunda parte

 

Dos imágenes mostrando la antomia del proceso de la operación de ligamento cruzado anterior.

 

 

Ventajas de la operación HTH:

  •  El ligamento formado por el tendón rotuliano es más grueso y tiene una mayor estabilidad que otros ligamentos
  •  La operación es relativamente sencilla y la cicatriz solo afectará en la cara anterior de la rótula

Desventajas de la operación HTH

La única y principal desventaja que puede generar la operación extrayendo el injerto del tendón rotuliano es que si no se tiene una buena rehabilitación a posteriori y una buena adaptación a la carga y a los ejercicios nuestro paciente puede finalizar con una tendinopatía rotuliana. Ya que en este caso el tendón rotuliano tiene una menor superficie por lo tanto una menor capacidad de carga además de haber sufrido el proceso de corte, inflamación y regeneración

Operación de pata de ganso o tendón del semimembranoso

En este caso la plastia la vamos a extraer del tendón de la pata de ganso o del tendón del  semitendinoso el cual se sitúa en la parte interna y posterior de la rodilla.

ventajas de la operación con el tendón de la pata de ganso

  •  Es una operación más sencilla que la HTH.
  •  No generará problemas sobre el tendón rotuliano a largo plazo.

desventajas de la operación con el tendón de la pata de ganso

  • Al extraer el tendón del Semitendinoso  estamos eliminando uno de los tendones flexores de rodilla por lo tanto podemos generar un leve déficit en este movimiento.
  • El ligamento formado finalmente puede ser un tanto más débil que el del tendón rotuliano de la rodilla

Operación con injerto de cadáver

En este caso lo que utilizaremos será un injerto de cadáver para generar nuestro nuevo ligamento cruzado anterior.

Normalmente estos casos solo se utilizan en caso de que la plastia de la rodilla como el tendón rotuliano o el tendón de la pata de ancho hayan fallado previamente.  Es decir , normalmente son personas que se han roto varias veces el ligamento cruzado anterior y han tenido que sufrir varias cirugías.

Esta cirugía se realiza por artroscopia generando dos o tres incisiones sobre la rodilla sobre las cuales introduciremos nuestro nuevo ligamento.  A partir de ahí se realizan unos anclajes con tornillos para fijar la nueva plastia a las estructuras de fémur y tibia.

Normalmente nuestro nuevo ligamento cruzado lo fijamos mediante unos sistemas de tornillos de titanio o tornillos bioabsorbibles.

Fase postoperatoria del LCA

Una vez ya se ha realizado nuestra cirugía de ligamento cruzado anterior pasaremos a una fase de recuperación o rehabilitación llevada a cabo por el fisioterapeuta.

Fase antiinflamatoria y de movilidad de la rodilla

Esta fase se va a parecer mucho al tratamiento conservador como si no hubiera habido cirugía.  Durante las primeras semanas realizaremos un trabajo antiinflamatorio partiendo normalmente a partir de la segunda semana cuando se hayan retirado los puntos o grapas de la rodilla.

 

Podólogo de AD Fisioterapia Valencia examinando la rodilla de un paciente sobre una camilla.

 

A partir de ahí empezaremos ese trabajo conservador para reducir la inflamación y mejorar la funcionalidad del tejido.  empezaremos trabajando la movilidad de la rodilla y poco a poco mejorando su funcionalidad activando la musculatura y adaptándola a ir cargando cada vez más y más peso.

Normalmente a partir de la tercera cuarta semana iremos retirando las muletas para ir progresando poco a poco en el aumento de la carga.

Lo más normal es que a partir del mes o mes y medio la rodilla haya bajado por completo su inflamación y haya ganado casi todo el rango de movilidad.  Deberíamos estar hablando de tener una extensión de rodilla neutra o 0 grados y una flexión como mínimo de 120 grados.

Si a partir de este momento ya contamos con esa movilidad empezaremos a trabajar nuestra fase de carga o ejercicio progresivo combinandolo paulatinamente con ese trabajo de fisioterapia para evitar un aumento de la inflamación y hacer un trabajo complementario para ayudar a la cicatrización y a la buena funcionalidad de los tejidos como músculos o tendones.

Fase de readaptación y ejercicio

Como ya hemos hablado previamente en el tratamiento conservador empezaremos una fase de readaptación en la cual deberíamos tener una rodilla completamente funcional y apta más o menos a partir de los tres meses.

 

Entrenador de AD Fisioterapia Valencia realizando una sentadilla con una ketewell de 12 kilogramos para fortalecer la musculatura contra la lesión de ligamento cruzado anterior.

 

En este caso necesitaremos tiempo para que nuestro ligamento generado a partir de un tejido de tendón se convierta definitivamente en ese ligamento.  por lo que contaremos con un total de 8 meses hasta que demos por finalizada la correcta cicatrización y el correcto asentamiento de la plastia.

Si somos deportistas y nuestro objetivo es reincorporarnos a la práctica deportiva en este proceso entre los tres y los 8 meses deberemos haber hecho esa fase de readaptación y ejercicio progresivo para adaptar nuestros músculos y tendones de nuevo a la actividad deportiva.

Por supuesto ya no solo deberemos trabajar para fortalecer sino para recuperar y mejorar nuestro gesto deportivo, la capacidad reactiva de los tejidos y volver a prepararnos para nuestro deporte específico.

Tiempos de recuperación para un tratamiento conservador de LCA o quirúrgico

Tras una lesión de este calibre, los tiempos de recuperación para está fase serán más o menos:

Fase 1 post: 0-2 semana

  • Reposo
  • Medicación
  • Descanso
  • Activación y cicatrización
  • 2 muletas /  silla

Fase 2 post: 2-4 semana

  • Antiinflamatoria
  • Mejora de la movilidad
  • Inicio de la actividad
  • 1 muleta

*Mantenimiento o progresión de los procedimientos de la Fase I

Fase 3: control de la deambulación 5-6 semana

  • Introducción al ejercicio
  • Movilidad y antiinflamatoria si aún es necesario
  • Inicio de la deambulación autónoma

*Mantenimiento o progresión de los procedimientos de la Fase II

Fase 4: control neuromuscular 6-10 semana

  • Ejercicio controlado
  • Recuperar la confianza

*Mantenimiento o progresión de los procedimientos de la Fase III

Fase 5: normalización 11-24 semana

  • Ejercicio avanzado
  • Inicio de fase reactiva
  • Ejercicios explosivos controlados

*Mantenimiento o progresión de los procedimientos de la Fase IV

Fase 6: 24 semana hasta 10/12 mes aprox

  • Últimas Fase del ejercicio
  • Gesto deportivo
  • Confianza
  • Reincorporación al equipo / práctica deportiva

*Mantenimiento o progresión de los procedimientos de la Fase V

Si deseas saber toda la información detalla sobre las fases de la recuperación de un ligamento cruzado anterior aquí puedes descargarte nuestro protocolo de rehabilitación para ligamento cruzado anterior.

Fisioterapia y rehabilitación del ligamento cruzado anterior

Y bueno, hasta aquí nuestra guía de rehabilitación y fisioterapia para el ligamento cruzado anterior. Como habéis podido comprobar en nuestra clínica AD fisioterapia Valencia tenemos mucha experiencia con recuperaciones de ligamento cruzado anterior.

A lo largo de los años hemos trabajado con muchos deportistas y personas no deportistas rehabilitados y recuperándose de su lesión quirúrgica o conservadora de ligamento cruzado anterior.

 

Entrenador de AD Fisioterapia Valencia en el gimnasio de la clínica corrigiendo a un paciente que realiza sentadilla a una pierna con peso en uno de los brazos.

 

En nuestra clínica contamos con las herramientas, los aparatos y los conocimientos necesarios para poder rehabilitarse de tu lesión.

Para la fase antiinflamatoria de movilidad contamos con la presoterapia, la diatermia y la neuromodulación además del trabajo de terapia manual para mejorar la movilidad y funcionalidad de tu rodilla.

Y para toda la fase de readaptación y ejercicio contamos con un gimnasio adaptado con el mejor material disponible y con una serie de fisioterapeutas y entrenadores especializados en recuperación de ligamento cruzado anterior que te acompañarán y guiarán a lo largo de todas las fases de recuperación de ligamento cruzado anterior.

Si crees que te has lesionado el ligamento cruzado anterior o incluso ya eres conocedor o te han operado no dudes en contar con nosotros para recuperarte de tu lesión y reincorporarse a tu actividad deportiva lo antes posible.

También te puede interesar

Vicente Andreu Daza

Vicente Andreu Daza

Director AD Más Salud / AD Fisioterapia Valencia. Fisioterapeuta y perito en Daño corporal. Especialista en dolor crónico y pacientes con dolores / lesiones complejas.

Vicente Andreu Daza

Director AD Más Salud / AD Fisioterapia Valencia. Fisioterapeuta y perito en Daño corporal. Especialista en dolor crónico y pacientes con dolores / lesiones complejas.

Deja un comentario

× Pregúntanos