fbpx

Cefalea tensional, ¿Qué es y cómo tratarla?

cefalea cervical
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

¡Buenos días queridos lectores! Hoy vamos a hablar sobre la cefalea tensional, un mal que afecta a gran parte de la población y que en muchas ocasiones puede llegar a confundirse con las migrañas. 

En este artículo veremos cosas importantes como ¿Qué es la cefalea tensional?, diferencias entre migrañas y cefalea tensional, causas y síntomas de la cefalea tensional y sobre todo, cuál es el mejor tratamiento para la cefalea tensional o el dolor de cabeza.

 

¿Qué es la cefalea tensional? 

La cefalea tensional o cefalea cervicogénica es el tipo de dolor de cabeza más común, afectando aproximadamente a 3 de cada 4 personas en algún momento de su vida. 

Esta forma de dolor de cabeza es causada por la tensión acumulada en los músculos del cuello y la cabeza, y puede ser desencadenada por una variedad de factores, incluyendo el estrés, la fatiga, la mala postura y la falta de sueño.

La cefalea tensional puede ser muy incómoda y puede interferir con la vida cotidiana, especialmente si es persistente.

Afortunadamente, hay muchas maneras de tratar y prevenir la cefalea tensional, y es importante comprender los factores que pueden contribuir a su desarrollo para poder tomar medidas preventivas y encontrar el alivio adecuado.

Es importante entender que este tipo de dolor de cabeza siempre proviene desde los músculos del cuello como:

  • Trapecios
  • Esternocleido mastoideo (ECOM)
  • Suboccipitales
  • Esplenio del cuello

 

Hombre con las manos a los lados de la frente simbolizando dolor de cabeza

 

Factores desencadenantes de la cefalea tensional:

El estrés es uno de los factores más comunes que puede desencadenar una cefalea tensional. La tensión acumulada en los músculos puede ser el resultado de un estrés prolongado, y esto puede hacer que los músculos se tensen y produzcan dolor de cabeza.

Además, el estrés también puede interferir con el sueño y la postura, dos factores clave en la prevención y el tratamiento de la cefalea tensional.

La falta de sueño también es un factor desencadenante común de la cefalea tensional. Si no se obtiene suficiente sueño, los músculos pueden tensarse y causar dolor de cabeza, especialmente si se mantienen en la misma posición por períodos prolongados de tiempo.

Por último, la postura incorrecta es un factor determinante a la hora de sufrir un dolor de cabeza por culpa del cuello.

El tener una postura adelantada de la cabeza, provocará una tensión excesiva sobre la musculatura suboccipital, generando así tensión y dolor referido sobre la zona del temporal, occipital y parietal.

Además, la articulación temporomandibular y la musculatura de la ATM también se encuentran como principales causantes del dolor de cabeza tensional. Músculos como el temporal o el masetero pueden generar dolor de cabeza intenso por causa del bruxismo.

“El bruxismo es una actividad para-funcional que consiste en el apriete y rechinamiento dentario, es de etiología multifactorial y está asociado principalmente a estrés y a alteraciones del sueño o parasomnias. De acuerdo a las características clínicas particulares, se presentan diferentes tipos de bruxismo asociándose principalmente con adultos y aunque se presenta escasamente en niños, se debe diferenciar del desgaste fisiológico en dicha población”

Un problema importante a tener en cuenta en los dolores de cabeza por culpa de las cervicales es el hecho de tener una “rectificación cervical”. Esto se contempla como un fenómeno en el cual nuestra curvatura cervical ha desaparecido. Contando así con un cuello recto y normalmente rígido. 

Este tendrá menos capacidad de movilidad, y por tanto menos capacidad de estabilidad. Es por ello que la rectificación cervical o borramiento de la curvatura cervical provocará exceso de tensión en los músculos estabilizadores del cuello. Generando así de manera indirecta un dolor de cabeza o una cefalea tensional a causa de la rectificación cervical.

Otros causas de la cefalea tensional son:

  • Estrés físico o emocional.
  • Consumo de alcohol.
  • Cafeína (demasiada o abstinencia de esta).
  • Resfriados, gripe o una infección sinusal.
  • Problemas dentales como apretamiento de la mandíbula o rechinamiento de los dientes.
  • Tensión ocular.
  • Consumo excesivo de cigarrillos.
  • Fatiga o esfuerzo excesivo.

Signos y síntomas de la cefalea tensional:

En este tipo de dolores de cabeza el dolor suele ser de carácter bilateral aunque también puede ser unilateral, afectando a la región anterior frontal, lateral temporal, posterior occipital. El dolor de cabeza puede manifestarse con un dolor no pulsátil en forma de cinta o con una sensación de tensión en ciertas regiones como la nuca o región sub-occipital.

Normalmente los síntomas de la cefalea tensional más reseñables son:

  • Dolor en la zona inferior del cráneo.
  • Dolor en la zona lateral del cráneo (zona temporal).
  • Aparición después de horas en la misma posición(frente al ordenador por ejemplo).
  • Después de momento de estrés.
  • Tras dormir en mala posición.
  • Dolor que inicia en el cuello y que irradia hacia la cabeza.
  • Tras notar tensión o dolor en la zona de hombros y cuello.

 

Hombre en 3d sobre fondo negro y el de color azul con el cerebro de color rojo simbolizando dolor de cabeza

 

Diferencias entre migrañas y cefalea tensional:

Es importante saber diferenciar entre los dolores de migraña y los dolores de cabeza causados por el cuello, ya que dependiendo el origen y la causa los tratamientos será distintos.

Aquí os dejamos unos factores clave para entender las diferencias entre migraña y dolor de cabeza por el cuello.

Cefalea Tensional:

  • Intensidad y Localización del Dolor: La cefalea tensional se percibe como una presión general en la cabeza, sin localizarse en un punto específico. Puede ser leve o moderada.
  • Síntomas Adicionales: Por lo general, no está acompañada de otros síntomas significativos.
  • Causas: Se relaciona con situaciones puntuales de estrés y ansiedad y es provocada por la tensión de los músculos del cuello. Suele remitir cuando la situación se controla.
  • Duración: Puede ser episódica, constante o diaria.
  • Tratamiento: Descanso, cambios posturales, analgésicos de venta libre, relajación, fisioterapia, estiramientos etc….

Migraña:

  • Intensidad y Localización del Dolor: La migraña es más intensa y se manifiesta como dolores punzantes o vibrantes en toda la cabeza o en una zona específica. Puede ir acompañada de náuseas, sensibilidad a la luz y al sonido.
  • Síntomas Adicionales: Puede presentar otros síntomas como manchas en el campo de visión antes de la crisis, mareos, náuseas, vértigos e incluso desmayos.
  • Causas: Tiene un origen neurológico. Se agrava también con el estrés.
  • Duración: Es recurrente.
  • Tratamiento: Requiere un enfoque específico y puede incluir medicamentos y cambios en el estilo de vida. Ha de ser supervisada por un equipo multidisciplinar el cual puede incluir neurólogos, fisioterapeutas, psicólogos e incluso nutricionistas.

En resumen, la cefalea tensional se caracteriza por una presión general en la cabeza, mientras que la migraña es más intensa y puede venir acompañada de otros síntomas. Sobre todo podemos diferenciar las migrañas por la sensibilidad a la luz o el sonido y la sensación de “aura” por la que viene precedida el dolor de cabeza.

Prevención y tratamiento  de la cefalea tensional:

Hay muchas maneras de tratar y prevenir la cefalea tensional, y encontrar el alivio adecuado puede requerir una combinación de diferentes enfoques. Aquí hay algunos de los tratamientos más efectivos:

  • Terapia de relajación: La terapia de relajación, como la meditación y el yoga, puede ayudar a aliviar el estrés y reducir la tensión en los músculos.
  • Ejercicios de estiramiento: Realizar estiramientos de cuello para el dolor de cabeza puede ser un tratamiento eficiente, sobre todo para evitar llegar al punto de dolor cervical y de cabeza.
También te puede interesar:  Lesiones deportivas en rugby

Además, una alimentación equilibrada y una buena hidratación también pueden ayudar a reducir el riesgo de padecer cefalea tensional. Alimentos ricos en magnesio y vitaminas del grupo B, como verduras de hojas verdes, frutos secos, granos enteros y pescado, son especialmente útiles para prevenir dolores de cabeza.

Otras medidas preventivas incluyen hacer ejercicio con regularidad, evitar el estrés y mantener horas de sueño regulares. El estrés es una causa común de cefalea tensional, por lo que es importante encontrar maneras de manejarlo, como la meditación, el yoga o la terapia psicológica o psicología.

 

Mujer sentada delante del ordenador agarrándose entre los ojos por debajo de las gafas simbolizando cefalea

 

Tratamiento combinado de la cefalea tensional:

Aunque la cefalea tensional es un trastorno común y generalmente no es peligroso, puede ser muy incómodo y afectar la calidad de vida de una persona. Afortunadamente, existen tratamientos efectivos disponibles para aliviar los síntomas.

El tratamiento farmacológico incluye el uso de analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el acetaminofén, y medicamentos de prescripción, como los triptanes, que se utilizan para tratar la migraña.

La terapia física, como la masoterapia o la fisioterapia, puede ayudar a reducir la tensión muscular que causa la cefalea tensional. Las técnicas de relajación, como la meditación, el yoga y la respiración profunda, también pueden ayudar a reducir el estrés y prevenir los dolores de cabeza.

En algunos casos graves, se puede recomendar la acupuntura, que ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de la cefalea tensional y otros tipos de dolores de cabeza.

Pero resumiendo, el mejor tratamiento para la cefalea tensional es realizar un trabajo preventivo. Evitar posturas mantenidas, realizar actividad deportiva, fortalecer los músculos del cuello y acudir al fisioterapeuta con regularidad es la mejor manera de evitar sufrir dolor de cabeza.

Fisioterapia para la cefalea tensional:

El tratamiento de fisioterapia para el dolor de cabeza es un trabajo muy sencillo que podemos dividir en 2 partes.

La primera es el trabajo de prevención. Realizar ejercicios regulares de estabilización de cuello o ejercicios de control motor cervical, tener una buena postura a la hora de trabajar / estudiar y realizar estiramientos después de una jornada es la mejor manera de prevenir el dolor de cabeza.

Si ya estamos sufriendo de cefalea cervicogénica, el tratamiento puede basarse en técnicas como la terapia manual, el masaje, la punción seca, la neuromodulación percutánea y las manipulaciones cervicales.

Este tipo de tratamientos realizamos por un fisioterapeuta experto en dolor de cabeza o cefaleas es la mejor manera de eliminar el dolor de cabeza que se ha instaurado

¿Cómo prevenir la cefalea tensional ?

Es importante tener muy claro como realizar de manera eficiente una prevención de la cefalea tensional. Así seremos capaces de adelantarnos y tendremos claro como evitar tener dolor de cabeza por culpa de la zona cervical.

Por tanto aquí tenemos los mejores consejos para evitar la cefalea tensional:

  1. Descansa lo suficiente: Mantén un horario regular de sueño y duerme siete u ocho horas al día. Si es necesario, cambia de almohada o de colchón, al igual que la postura en la que duermes.
  2. Cuida tu alimentación: Come de manera variada y equilibrada, mantén también horarios regulares de comida y recuerda que se recomienda realizar cinco comidas diarias.
  3. Mantente hidratado: Bebe entre dos litros y dos litros y medios de agua al día. También puedes tomar zumos naturales, caldos e infusiones.
  4. Limita el consumo de alcohol, cafeína y azúcar: Evita también el tabaco.
  5. Huye del sedentarismo: Practicar ejercicio regularmente aumentará tu sensación de bienestar y mantendrá tu cuerpo en forma. El deporte, además, te ayudará a liberar tensiones.
  6. Cuida tu postura: Si pasas muchas horas frente al ordenador o en la misma postura durante tu jornada laboral, cuida tu postura para evitar que la musculatura del cuello y de los hombros se sobrecargue. Realiza una pausa de vez en cuando para realizar estiramientos.
  7. No olvides tus gafas: Si las necesitas, recuerda llevarlas cuando conduzcas, leas veas la tele o vayas al cine. Acude a tu oftalmólogo regularmente para revisar tu vista.
  8. Aprende a relajarte: Intenta incorporar a tu día a día técnicas de relajación progresiva y respiración profunda, o anímate a practicar disciplinas como el yoga, el pilates o el tai chi. De vez en cuando, regálate un baño caliente o un masaje.
  9. Lleva el control de tus dolores de cabeza: Cuando son crónicos, registrar en un calendario los detalles como la frecuencia o los desencadenantes puede ayudarte a valorar si existe un patrón y a conocer mejor las circunstancias en que se originan y, por tanto, a prevenirlas.
  10. Busca ayuda: Pregunta a tu fisioterapeuta y sigue sus recomendaciones en cuanto al seguimiento de los síntomas y el manejo de los fármacos y no te automediques.

 

Mujer en 3D que se le ve el cerebro de color amarillo brillante debido a cefalea tensional

 

Resumen sobre la cefalea tensional:

La cefalea tensional es un trastorno común que se caracteriza por dolores de cabeza constantes y tensión muscular en el cuello, la nuca y los hombros. Puede ser causada por una variedad de factores, incluyendo el estrés, la mala postura y la tensión muscular.

Aunque no es peligroso, la cefalea tensional puede ser muy incómoda y afectar la calidad de vida de una persona. Afortunadamente, existen tratamientos efectivos disponibles, incluyendo medicamentos, terapia física y técnicas de relajación.

Además, es importante adoptar medidas preventivas, como mantener una postura adecuada o evitar pasar muchas horas en la misma posición.

Aunque la cefalea tensional es común, no significa que deba ser ignorada o tratada sin importancia. Por el contrario, es importante conocer las causas y los tratamientos disponibles para aliviar el dolor y prevenir futuras crisis.

Afortunadamente, hay una serie de tratamientos efectivos disponibles para aliviar el dolor de cabeza causado por la cefalea tensional. Aquí hay algunos consejos para reducir la tensión y prevenir futuras crisis:

  • Practicar técnicas de relajación: La meditación, la respiración profunda y el yoga pueden ayudar a reducir el estrés y la tensión muscular que pueden causar cefaleas tensionales.
  • Asegurarse de tener una buena postura: Mantener una buena postura mientras se está sentado, de pie o caminando puede ayudar a reducir la tensión en los músculos de la cabeza, el cuello y los hombros.
  • Realizar ejercicios de estiramiento: Estirar los músculos de la cabeza, el cuello y los hombros puede ayudar a reducir la tensión y prevenir futuras crisis.
  • Aplicar calor o frío: Aplicar una bolsa de hielo o una compresa térmica en la zona afectada puede ayudar a reducir el dolor de cabeza.
  • Tomar analgésicos: Tomar medicamentos como ibuprofeno o paracetamol puede ayudar a aliviar el dolor de cabeza. Sin embargo, es importante hablar con un médico antes de tomar cualquier medicación para asegurarse de que sea segura y adecuada para usted.
  • Dormir lo suficiente: Asegurarse de dormir lo suficiente y mantener un horario de sueño regular puede ayudar a prevenir la aparición de cefaleas tensionales.

En AD Fisioterapia Valencia somos expertos en dolores de cabeza, migrañas y cefaleas. Gracias a nuestros amplios conocimientos sobre el cuerpo humano y nuestra experiencia recuperando pacientes, tenemos un programa de recuperación para cefaleas cervicogénicas super efectivo.

Gracias a nuestro programa de terapia combinada con ejercicios  en un total de 6 semanas, tu dolor de cabeza habrá desaparecido para siempre.

Si deseas deshacerse finalmente de tu cefalea tensional, cuenta con AD Fisioterapia Valencia.

También te puede interesar

Vicente Andreu Daza

Vicente Andreu Daza

Director AD Más Salud / AD Fisioterapia Valencia. Fisioterapeuta y perito en Daño corporal. Especialista en dolor crónico y pacientes con dolores / lesiones complejas.

Vicente Andreu Daza

Director AD Más Salud / AD Fisioterapia Valencia. Fisioterapeuta y perito en Daño corporal. Especialista en dolor crónico y pacientes con dolores / lesiones complejas.

Deja un comentario

× Pregúntanos