fbpx

Bursitis de Cadera: Prevención, Síntomas y Tratamientos

Dolor en la cadera
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Buenos días queridos lectores, hoy vamos a hablar de una patología que afecta a algunas personas en nuestro país y que tiene una fácil solución. Estamos hablando de la bursitis de cadera, una inflamación de la bursa de la cadera.

En este artículo exploraremos a fondo la bursitis de cadera , detallando sus tipos, causas, síntomas que la caracterizan, opciones de tratamiento de fisioterapia y trabajo de prevención mediante ejercicios.

Para ello primero hemos de entender que es la burstits y más concretamente, que es una la bursitis de cadera. ¡Quedate con nosotros si quieres saber como curar la bursitis de cadera!

¿Qué es la inflamación de la bursa de la cadera?

La bursitis de cadera es una patología dolorosa que afecta a la articulación de la cadera.

La bursitis, en general, consiste en una inflamación y engrosamiento de la bursa, la cual es una pequeña bolsa de líquido cuya función es la de servir como amortiguación entre huesos y tendones. Esto evita roces excesivos en zonas del cuerpo que están expuestas a mayores fuerzas de fricción continuadas.

Hemos de tener en cuenta que las articulaciones de la cadera, el hombro, la rodilla y el tobillo son las que presentan esta condición de manera más frecuente.

También debemos tener presente que hay diferentes tipos de esta inflamación de la bursa.

Bursitis psoas mayor

Tipos de bursitis de cadera

Existen principalmente dos tipos de bursitis de cadera, siendo la bursitis trocantérea la más común, seguida de la bursitis del músculo iliopsoas.

La bursitis trocantérea afecta a la bursa que se sitúa en la parte externa de la cadera, mientras que la del iliopsoas irrita la bursa que se encuentra entre el tendón de dicho músculo y la propia articulación de la cadera, dando más sintomatología en la zona de la ingle.

Debemos saber que ambas variantes presentan síntomas específicos, por lo que es crucial llevar a cabo un diagnóstico diferencial preciso para poder realizar posteriormente un tratamiento eficaz.

Es importante contemplar que la más común es la bursitis trocantérea, por lo que haremos referencia a ella a lo largo del artículo cuando hablemos de bursitis de cadera.

Ahora pasaremos a ver cuales son las causas más frecuentes de la bursitis de cadera

Causas de la bursitis de cadera

Este tipo de inflamación puede ser causada por una gran variedad de factores. El roce continuo y repetitivo del tendón del glúteo medio contra la bursa trocantérea acaba desencadenando en la irritación de dicha bursa. Este suele ser el factor más importante a la hora de desarrollar este tipo de patología.

bursitis de cadera glúteo medio

Este roce puede deberse a una gran multitud de factores, siendo los más comunes los movimientos repetitivos por el estilo de vida (trabajo, deporte) y alteraciones de la pisada. Por ejemplo, una persona que haga deporte y tenga una mala biomecánica, debido al roce repetitivo y al movimiento ineficiente de la cadera puede acabar desarrollando esta lesión tan común.

Otras causas menos frecuentes incluyen bursitis por traumatismos o por infecciones. Además, el sobrepeso y la edad avanzada son factores de riesgo que aumentan la probabilidad de desarrollar esta condición. Y como hemos dicho previamente, una mala técnica de carrera y una mala biomecánico son factores de riesgo directamente proporcionales a la lesión.

Síntomas de la bursitis de cadera

Es crucial conocer los síntomas de la bursitis de cadera para poder llevar a cabo un diagnóstico diferencial adecuado y, posteriormente, un tratamiento eficaz. Así podemos entender que los siguientes síntomas son los más comunes en este tipo de lesiones.

El dolor en la parte más externa de la cadera (llamada trocánter mayor), incluyendo además un empeoramiento del dolor al tacto. El dolor producido con movimientos de abducción de cadera. Y además de la pérdida de fuerza en este plano de movimiento, son indicadores comunes de que el paciente puede presentar esta patología.

En casos más avanzados, puede haber también una leve hinchazón y limitación en el rango de movilidad de cadera en abducción.

Estos síntomas pueden interferir significativamente con la calidad de vida y la capacidad para realizar ciertas actividades diarias, como puede ser participar en deportes de impacto, subir y bajar escalones, o incluso andar si el caso es muy avanzado.

¿Cómo diagnosticar una bursitis de cadera?

Es importante en un primer lugar llevar a cabo una buena anamnesis del paciente, preguntando por los síntomas característicos, estilo de vida y demás información relevante que pueda indicar que se está sufriendo esta patología.

Seguidamente, se pueden realizar ciertos tests ortopédicos que pueden ser indicativos de esta lesión. Los dos más comúnmente utilizados son:

  • Palpación directa en la zona de bursa encima del trocánter. Esto generará dolor directo a la palpación
  • Abducción resistida de la cadera. Debemos valorar la fuerza y si reproduce nuestro dolor de cadera, siempre comparando con el lado sano para valorar posibles diferencias.
Test de abducción de cadera

Si ambos tests son positivos podemos plantear la hipótesis de que existe una bursitis de cadera con bastante certeza. Sin embargo, la confirmación de dicha hipótesis sólo puede ser confirmada mediante una prueba de imagen, como puede ser una ecografía o una resonancia magnética.

También te puede interesar:  Cefalea tensional, ¿Qué es y cómo tratarla?

Esta prueba de imagen nos ayudará a realizar también un diagnóstico diferencial entre la bursitis de cadera o una tendinopatía de glúteo medio, aunque en muchas ocasiones suelen aparecer ambas condiciones a la vez.

Tratamiento para la bursitis de cadera

Realizar sesiones de fisioterapia es algo fundamental en el tratamiento de la bursitis de cadera. Mediante una amplia variedad de técnicas, se puede no solo tratar esta patología, sino también prevenir que reaparezca en un futuro.

Principalmente, el fisioterapeuta podrá optar por técnicas invasivas, como puede ser la neuromodulación del nervio cutáneo femoral lateral, la electrólisis percutánea en la bursa trocantérea o la punción seca o electropunción en el músculo glúteo medio.

Este tipo de tratamiento consigue una rápida disminución del dolor y una mejora de las estructuras afectadas.

Se puede optar también por utilizar un tratamiento con diatermia o tecarterapia, con el fin de mejorar la vascularización de la zona afectada, reducir la irritación de la bursa y consecuentemente disminuir el dolor.

También se podrán llevar a cabo técnicas más convencionales, como la terapia manual, el masaje o las movilizaciones articulares de cadera, con el fin de disminuir el dolor y mejorar la movilidad de esta articulación.

Terapia manual cadera

Por último, para terminar de completar el tratamiento, se deben pautar una serie de ejercicios individualizados de readaptación de las estructuras involucradas para el caso específico del paciente, teniendo en cuenta su contexto particular.

Además, estos ejercicios servirán como parte de un protocolo de prevención para evitar recaídas en un futuro.

Para esta patología, es importante realizar ejercicios de fortalecimiento muscular, de movilidad articular de la cadera y lumbar y de estabilidad lumbopélvica. A continuación detallamos algunos de los ejercicios que se pueden proponer.

Ejercicios para la bursitis de cadera

  • Fortalecimiento muscular

Se debe incluir en la rutina de readaptación ejercicios de fortalecimiento de glúteo medio, glúteo mayor, core y rotadores de cadera principalmente, como pueden ser las elevaciones laterales de pierna, puente y patada de glúteo, clamshell, sentadillas o zancadas.

Este fortalecimiento ayuda a generar una mayor tolerancia a las cargas que se le exigen a esta musculatura en el día a día, además de proporcionar mayor estabilidad de cadera

  • Movilidad de cadera

Es importante también realizar ejercicios de movilidad de cadera para mejorar especialmente las rotaciones, además de la flexoextensión y la abducción.

Algunos ejemplos de estos ejercicios pueden ser el 90/90, el Frog Stretch, el Couch Stretch o el Bretzel Stretch.

  • Estabilidad lumbopélvica

Los ejercicios de estabilidad lumbopélvica son de vital importancia también, ya que dicha estabilidad permite mejorar la función muscular y los patrones de activación muscular para evitar futuras recaídas.

Algunos ejercicios incluyen el Bird Dog, Dead Bug o planchas frontales y laterales, que son ejercicios enfocados en proveer a la cadera y la zona lumbar de la seguridad requerida para las actividades de la vida diaria.

Puente de glúteo

Conclusión

La bursitis de cadera es una condición que puede afectar la calidad de vida de manera significativa, pero con un enfoque adecuado, asegurando un diagnóstico preciso y siguiendo correctamente un buen protocolo de tratamiento, es posible encontrar la solución al problema.

La fisioterapia en un primer instante, seguido de un protocolo activo de ejercicios individualizado, juega un papel crucial en el tratamiento y curación de las estructuras involucradas.

El hecho de abordar no sólo la sintomatología del paciente, sino también los posibles factores de riesgo y causas que puedan haber producido la lesión, permite lograr una recuperación completa y efectiva y prevenir recaídas en un futuro, para volver a disfrutar de una vida activa y sin dolor.

En AD Fisioterapia Valencia tenemos una amplia experiencia en el tratamiento de patologías como la inflamación de la bolsa de la cadera. Contamos con herramientas como la ecografía para diagnosticar de manera eficiente una bursitis. De ahí pasaremos al tratamiento con las técnicas previamente descritas y al abordaje de la patología mediente el ejercicio en nuestro gimnasio de readaptación. Así podremos trabajar las últimas fases de la lesión, preparar de nuevo la estructura para hacer deporte y prevenirla para que no vuelva a suceder.

Si sufres de esta patología no dudes en venir a recuperarte a AD Fisioterapia Valencia

FAQS

¿Se puede caminar con bursitis de cadera? / ¿Es bueno caminar con bursitis de cadera?

Caminar puede ser útil para la bursitis de cadera, pero siempre escucha a tu cuerpo y no fuerces la actividad si sientes molestias. Siempre consulta con un profesional de la salud para obtener recomendaciones específicas según tu situación.

¿Bursitis de cadera ejercicios prohibidos?

Si tienes bursitis de cadera, hay ciertos ejercicios que deberías evitar para no empeorar la inflamación y el dolor. Aquí tienes una lista de ejercicios que se recomienda no realizar si sufres de esta condición:
– Correr
– Montar en bicicleta
– Ejercicios sin supervisión

¿Cómo dormir con bursitis de cadera?

– Evita Dormir Sobre el Lado Afectado
– Usa Almohadas para Apoyo


¿Bursitis de cadera dónde duele?

Bursitis Trocantérica:
El dolor se localiza en la parte externa de la cadera, sobre el fémur y sus salidas óseas.
Bursitis del Psoas Ilíaco:
Este tipo de bursitis puede causar dolor en la parte frontal de la cadera


¿Baja laboral por bursitis de cadera?

En caso de que te impida realizar tu trabajo habitual si se puede pedir una baja laboral a causa de la bursitis. Trabajos físicos como la obra, camarero etc… pueden ser consecuentes con una baja laboral.

¿Cómo curar la bursitis de cadera?

La respues a como se cura la bursitis de cadera es la dada anteriormente. En resumen hemos de realizar fisioterapia, ejercicios y fortalecimiento para prevenir recaídas.

¿Cuánto dura una bursitis de cadera?

La duración de una bursitis de cadera suele ir entre las 4 y las 8 semanas

¿Se puede hacer ejercicio con bursitis de cadera?

También te puede interesar

Vicente Andreu Daza

Vicente Andreu Daza

Director AD Más Salud / AD Fisioterapia Valencia. Fisioterapeuta y perito en Daño corporal. Especialista en dolor crónico y pacientes con dolores / lesiones complejas.

Vicente Andreu Daza

Director AD Más Salud / AD Fisioterapia Valencia. Fisioterapeuta y perito en Daño corporal. Especialista en dolor crónico y pacientes con dolores / lesiones complejas.

Deja un comentario

× Pregúntanos